Yeguada Militar

© Gonzalo Rodriguez-Colubi Balmaseda. Teniente Coronel de Caballería.

 

Los mejores ganaderos mundiales, nacionales y extranjeros, cuentan con productos de orígenes Yeguada Militar.

Yeguada Militar. Vicos

 

Antecedentes históricos

La Yeguada Militar se crea por Real Orden de 26 de Junio de 1.893 bajo el reinado de María Cristina, Reina Regente. Era entonces Ministro de la Guerra el Excmo. Sr. General López Domínguez, y General Jefe de la Sección de Caballería del Ministerio de la Guerra el Excmo. Sr. General D. Pedro Sarrais. Fue su primer director técnico el Subinspector de Veterinaria D. Antonio Córdoba y Torres.

De entre las líneas de la citada R.O., se puede extraer lo siguiente:

“Que por la Remonta del Arma de Caballería se proceda a la adquisición de 75 yeguas de vientre…”

“Que provisionalmente y mientras dure el ensayo, se instalen dichas yeguas en la dehesa de Moratalla (Córdoba) que lleva en arrendamiento la Remonta de Córdoba…”

“Que los sementales necesarios para la cubrición de las yeguas se elijan de entre los que, de las sangres que se consideren convenientes, existen en los Depósitos del Estado, antes de la salida anual de los mismos para las paradas provisionales…”

“Que los potros y potrancas que en su día se obtengan y no se consideren a propósito para semilla ni para Remonta del Ejército, se enajenen ingresando su importe a los fondos del Servicio…”

 

Inicios de la Yeguada Militar

Como consecuencia de lo ordenado en la R.O. de 26 de Junio, se crea la Yeguada Militar en la Dehesa de Moratalla (Hornachuelos-Córdoba), finca propiedad del Marqués de Urbaza, de mil cuatrocientas hectáreas y atravesada de Norte a Sur por el río Guadalquivir.  Según la describen en la época los veterinarios militares D. Amaranto Miguel y D. Pedro Martínez Baselga

”…la vegetación es excelente, existen grandes resguardos de cañadas que favorecen que su excelente flora se adelante mucho, el río Guadalquivir y el Berbera proporcionan agua durante todo el año, hay en el Cortijo un gran caserío con magníficos pabellones para el personal de servicio, hay un pajar espacioso y una potreriza para ochenta potros, cuenta también con una yegüeriza donde se pueden alojar 136 yeguas, 16 de ellas con rastra…”.

Parece por tanto todo un acierto la elección de la ubicación de la Yeguada Militar en sus inicios.

En Noviembre de 1.893 se formó la Comisión de Compra de ganado con la misión de adquirir a los ganaderos yeguas selectas de entre 4 y 8 años. Finalmente, fueron algunas compradas, otras   cedidas, 78 yeguas por ganaderos de Córdoba, Sevilla, Jerez, Medina Sidonia, Écija, Aranjuez y Valladolid las que conformaron la inicial plantilla. Es de resaltar la gran generosidad y colaboración de ganaderos y propietarios de la época, imbuidos totalmente en la necesidad de tan importante servicio estatal, del que en breve se beneficiarían obteniendo los mejores productos mundiales.

Yeguada Militar de Jerez

 

Ganado fundacional

Setenta y ocho yeguas fueron las que formaron parte de la primera plantilla caballar de la Yeguada. Estas fueron distribuidas por secciones de la siguiente manera:

– Sección Pura Raza Española.

– Sección Hispano-árabe.

– Sección Pura Sangre Inglés.

– Sección Anglo-árabe.

– Sección Hispano-norfolk.

– Sección Percherona.

Las misiones que se asignaron a la Yeguada fueron las siguientes:

* Obtener productos para nutrir los Depósitos de Sementales.

*Producir reproductores escogidos que sirvan a los criadores para regenerar sus ganaderías.

* Ensayar cruzamientos.

* Reconstruir la Pura Raza Española.

* Obtención de un plantel de puras razas.

Nótese que, ya desde sus inicios y con toda lógica, se da una primordial importancia al Pura Raza Español, nuestro caballo. De él dijo el ecuyer François de la Guérinière, en el siglo XVIII: “Estos son los caballos adecuados para un Rey en el día de su victoria”.

Las yeguas  de esta raza fundadoras de la Yeguada fueron adquiridas a los ganaderos cordobeses Francisco Molina, Francisco Rioboó y Gregorio Manzano, y a los jerezanos Pedro Guerrero, Rafael Romero y viuda de Vicente de los Ríos. En años sucesivos se incrementó el número de yeguas con compras a ganaderos, que como los anteriores, tenían un contrastado prestigio. A lo largo de los años, cualquier ganadero que se precie ha querido tener en sus productos sangre con estos orígenes.

Además de las razas citadas con que empezó a funcionar la Yeguada Militar, poco después, entre 1.904 y 1.912, se creó la Sección de Pura Raza Árabe. Se adquirieron por una comisión de compra yeguas en Siria, Turquía, Rusia, Egipto y Beirut, para posteriormente completar la compra al Duque de Veragua y a Ybarra. Como sementales se adquirieron ejemplares en Rusia y Bagdad. “Wan-Dick”, “Ursus” y “Sanderich” y sus descendientes han dado, a lo largo de la historia, infinidad de productos árabes de primerísima línea mundial. En los viajes a Oriente uno de los comisionados fue el Comandante de Caballería Luis Azpeitia de Moros quien en su fantástico libro “En busca del caballo árabe” nos cuenta todas sus peripecias.

Potros árabes Yeguada Militar de Jerez

Potros árabes abrevando en Vicos

 

Reorganizaciones

Son muchas las reorganizaciones o traslado de algunas de sus secciones que, a lo largo de su dilatada historia, ha tenido la Yeguada Militar. Trujillo, Marquina (Vizcaya), Conanglet (Barcelona), Medina Sidonia o San Roque (Cádiz) son algunos ejemplos de ello. En estas líneas indicaremos con más detalle las que ha sufrido desde su ubicación definitiva, el 25 de Septiembre de 1.956, en Jerez de La Frontera.

En el año 1.960 se crea en Marquina (Vizcaya) la sección de cruzados, para posteriormente en 1.972 ser trasladada a Ibio (Cantabria). Tiene por tanto la Yeguada Militar en esos momentos tres secciones dependientes de ella: la ya mencionada de cruzados, la de Pura Sangre Inglés de Lore-Toki (San Sebastián 1.941) y la de razas de tiro pesado y razas autóctonas que había sido creada en 1.946 en Cordovilla la Real (Palencia). La yeguada de Jerez se queda por lo tanto con las razas española, árabe, anglo-árabe e hispano-árabe.

En 1.991 las tres secciones se separan de la de Jerez y consecuentemente pasan  a ser  yeguadas independientes. En ese mismo año, en Junio, desaparece la Yeguada de Cordovilla creándose la de Écija (Sevilla) con el ganado de aquella y los anglo-árabes e hispano-árabes de Jerez.

Yeguada en rastraYeguas españolas con rastra

 

Régimen de vida y calendario

El potro, al nacer, ya tiene nombre pues con anterioridad se ha confeccionado una lista. Cada año empiezan con una letra del abecedario, correspondiendo en éste (2.004) la C. Además, si es español la primera vocal, independientemente de la inicial, es la E, y si es árabe corresponde la A.

En el tercer mes de vida el potro es microchipado por parte del gestor de área (antiguo delegado de cría caballar).

Al cumplir los seis meses de edad se le marca a fuego con el hierro de la Yeguada Militar y unos días más tarde es destetado, separándolo pues de su madre, y se le coloca una cabezada de cuadra para que se vaya acostumbrando al manejo y cuidados del hombre.

Al noveno mes se les separa por sexos. El ganado se agrupa en piaras dependiendo el número de estas, de la época del año y de las actividades a realizar y situación fisiológica. Fundamentalmente se constituyen piaras de yeguas preñadas, de yeguas vacías y de yeguas paridas. Además de otras para potras por edades, en el Cortijo de Vicos, y de potros por edades, en el de Garrapilos.

Cuando las potras y potros españoles cumplen los tres años de edad, son calificados por el gestor de área de acuerdo con el patrón de la raza. El que es declarado apto es inscrito como reproductor autorizado en el Libro Registro Matrícula del Stud Book español.

Cuando cumplen cuatro años las hembras pasan a edad de cubrición y los machos pasan al Centro de Entrenamiento y Selección de Reproductores de Garrapilos, donde lógicamente y de acuerdo con el trabajo venidero a realizar, son estabulados. En este Centro, con todos los medios como picadero cubierto, pistas de trabajo y de galope, callejón de saltos en libertad, círculos para trabajo a la cuerda y circuito de saltos de completo, los potros son entrenados concienzudamente en varias disciplinas ecuestres para ser calificados de acuerdo con  parámetros como son morfología, comportamiento, funcionalidad, sanidad y fertilidad. Del resultado de ello se tiene una visión mucho más amplia para decidir el futuro destino, a los cinco años, a los distintos Depósitos de Sementales.

Anualmente, en Mayo y coincidiendo con la Feria del Caballo de Jerez, se celebra la subasta pública de yeguas excedente de plantilla.

 Medición en la Yeguada Militar

 

Colaboraciones. Premios y distinciones

Durante estos más de 100 años de existencia, la Yeguada Militar ha sido notablemente influyente en la depuración y selección de las razas caballares a ella asignada. Su labor metódica, constante, muchas veces innovadora sin olvidar el rumbo a seguir, siempre seria, ha permitido que cada año lleguen magníficos ejemplares a los Depósitos de Sementales  que con sus cesiones temporales a ganaderos particulares y despliegue de paradas oficiales por toda España hacen posible la mejora de la cabaña nacional.

Para ello ha sido una constante en la Yeguada el trabajar en nuevos métodos de investigación, la aplicación de técnicas pioneras de diagnóstico de preñez, la colaboración especialmente práctica en numerosos cursos de cría caballar, de reproducción y de jueces, la colaboración en tesis doctorales con distintas facultades de veterinaria o con la Real Escuela Andaluza de Arte Ecuestre. Y siempre teniendo en cuenta su principal misión: el fomento de la mejora de la cría caballar.

Caballo de la yeguada

Son muchas las actividades en las que la Yeguada ha dejado su sello: la EXPO 92 en el pabellón “Tierras de Jerez”, la participación anual en la Semana Internacional del Caballo de Jerez y en el Salón Internacional del Caballo de Sevilla, su importante y elogiadísima aportación de trabajo, conocimientos y cesión de instalaciones en los recientes Juegos Ecuestres Mundiales del 2.002 son una pequeña muestra de ello. Amén de numerosísimas participaciones en concursos y exhibiciones a nivel nacional e internacional de ganado selecto, de enganches o de presentación de “Cobras”, antiquísima y difícil modalidad en la que la Yeguada es pionera en presentación y enseñanza a otras ganaderías. Y como no, su destacada participación anual en la Feria del Caballo de Jerez que tradicionalmente celebra en Vicos los campeonatos de Acoso y Derribo y Enganches. Todo ello le ha hecho acreedora a poder contar con numerosos y prestigiosos premios y distinciones de instituciones públicas y privadas entre los que cabe destacar la Medalla de Oro de la Ciudad o la concesión del Caballo de Oro, máxima distinción ecuestre nacional.

Cualquiera que se precie de ser aficionado al caballo, si no lo ha hecho ya, debe conocer la Yeguada Militar de Jerez. El mundo del caballo va de la mano de la ciudad jerezana. Y la Yeguada Militar es su máximo exponente. No en vano, de sus pastos de Vicos y Garrapilos, han salido ejemplares que no sólo han contribuido brillantemente a la mejora morfológica de la raza, sino que sus productos han demostrado una alta funcionalidad con innumerables éxitos en varias disciplinas ecuestres como Doma, Enganches o Raid.

Yeguada Militar Juan Sebastián Elcano

“Alemán” PRE de la YM. El buque escuela “Juan Sebastián Elcano” al fondo. 

(Publicado en “Telegrama de Melilla” en Febrero de 2004)

Video sobre la Yeguada Militar.