© 2018 Luis Miguel Urrechu

¿Sabías esto?


En septiembre de 1.989, Secretariat contrajo Laminitis. Un mes más tarde se le practicó la eutanasia.

 

Diferencia de los pelos, “los blancos” y los remolinos

Yegua y potro de pelos tordos

 Sobre los pelos y señales, muchos autores, y más los italianos, han hecho largas disertaciones acerca de la constitución del caballo, basándose en las diferencias de sus pelos, blancos y remolinos; pero toda su variedad no es más que un puro juego de la naturaleza. En toda clase de pelos, blancos y remolinos se encuentran buenos caballos.

Daremos solamente su nombre y la definición de cada uno.

Lo primero que hay que decir es que es impropio en un aficionado o entendido en caballos decir: “este o aquel caballo es de tal color”. Se debe decir, hablando en términos del arte: “es de tal pelo, o de tal capa”.

Los pelos se dividen en simples y compuestos. Se llaman simples los que son de un pelo uniforme; y compuestos los que se forman de pelos de diferentes colores.

Castaños

El pelo castaño es el más común de todos los pelos. Hay colores castaño más o menos claro u oscuro, que forman los diferentes castaños: castaño, castaño claro, castaño oscuro o peceño, castaño dorado, castaño rodado, y castaño boyuno.

Castaño es el caballo que tiene el pelo del mismo color que la castaña madura.

Castaño claro es que tiene el pelo más claro que el color de la castaña.

Castaño oscuro o peceño es un castaño muy oscuro y casi negro, a excepción de los ijares y el bozo.

Castaño dorado es aquel cuyo fondo de pelo tira al color amarillo.

Castaño rodado se dice al caballo que tiene manchas redondas en la grupa de un castaño más oscuro.

Castaño boyuno es el que más imita en su capa al pelo castaño del buey.

Hay que decir que todos los caballos castaños tienen los cabos negros.

Negros

Hay cuatro tipos de pelos negros: endrino, malteñido, morcillo, y mohíno.

Endrino es un negro claro, reluciente y hermoso.

Malteñido se le dice al caballo negro oscuro, que tiene los ijares y cabos deslavados, es decir, de un pelo más desteñido.

Morcillo es un negro claro, parecido al color de la mora madura.

Mohíno es el caballo que tiene el pelo negro y del mismo color la cara y el bozo.

Blancos y tordos

Blanco, es el que tiene el pelo del color de la nieve, sin señal ni mezcla de otro.

Tordo, se llama solamente al caballo que tiene el pelo mezclado de blanco y negro. Hay entre los tordos pelos diferentes: tordo rodado, tordo puerco, tordo plateado, tordillo, tordo mosqueado, y tordo remendado.

Tordo rodado es el que tiene sobre el lomo y la grupa algunas manchas redondas; unas más negras, y otras más blancas.

Tordo puerco es un pelo que tiene más negro que blanco.

Tordo plateado o argenteado: se aplica al caballo que tiene pocos pelos negros sembrados sobre un fondo blanco y claro, que forma un color parecido al de la plata pulida.

Tordillo, es el pelo que más se parece al color del ave, de donde le viene el nombre. Es más oscuro que el tordo puerco.

Tordo mosqueado se llama al caballo que sobre la capa blanca tiene por todo el cuerpo unas manchas pequeñas y negras, como si fueran moscas.

Tordo remendado es el que entre el pelo blanco tiene unas manchas grandes y negras, esparcidas de un lado y de otro sin orden ni proporción.

Piel de tigre, es también una especie de tordo remendado, cuyas manchas, mucho más ordenadas y pequeñas, imitan a las del tigre. Conviene saber que todos los caballos tordos se vuelven blancos cuando son viejos, y que son rarísimos los que de potros son absolutamente blancos.

Píos

Tienen un fondo de pelo con grandes manchas de pelo de otro color. Hay Píos negros, Píos castaños y Píos alazanes, que son los más comunes. Reciben estos diferentes nombres según los diversos colores que les adornan. También está además el Pio porcelana, que es un pelo extraño. Su fondo blanco está todo pintado de manchas azules.

Alazanes

El Alazán es una especie de castaño que tira mucho al color canela y al pelo rojo de las vacas. Hay alazán claro y alazán tostado. 

Alazán claro es el que tira menos sobre el rojo, y alazán tostado es un alazán más oscuro.

Ruano es el caballo que tiene el pelo mezclado de dorado, alazán, y blanco.

Ruano vinoso es el que tira más hacia el alazán.

Pelo de lobo: se le llama al caballo que tiene el pelo parecido al de aquel animal. Hay claros y oscuros. Y otros que tienen la veta sobre la espina del lomo.

Cervino es el caballo que tiene el pelo del color del venado.

Anaranjado es un pelo raro y hermoso, del color de la naranja.

El Rojillo es de dos maneras: uno rojizo sobre castaño, y otro sobre negro y cabeza de moro. Al rojillo sobre castaño, vulgarmente se le llama Azúcar y canela. El rojillo sobre negro (y no sobre ruano como algunos dicen), si tiene la cabeza negra, se llama cabeza de moro.

Grises y mezclados

Piel de rata es el que tiene el pelo del color de este animal.

Bellorio se le llama al caballo que tiene el pelo de color de rata mezclado con blanco.

Overo es una mezcla confusa de blanco, castaño y alazán.

Melado es otra mezcla poco distinguida de blanco, alazán y dorado, precisamente del color de la miel.

Rucios

Rucio se llama al caballo que tiene la capa blanca mezclada no solamente con pelo negro (porque en este caso sería tordo) sino con pelo de otro color distinto.

Hay cinco clases de rucios, que son: rucio peceño, rucio sabino, rucio rodado, rucio avutardado y rucio azul o cárdeno.

Rucio peceño es el que tiene partes desiguales de pelos de dos colores, esto es, la mayor parte peceño y la menor blanco.

Rucio sabino es el pelo de tres colores: castaño, blanco y negro.

Rucio rodado, es el caballo rucio que tiene manchas grandes de este mismo pelo por todo el cuerpo y la grupa.

Caballos de distintos pelos

El rucio avutardado es casi lo mismo que el tordo mosqueado, a diferencia de que las manchas pequeñas y negras que se ven en el tordo, se notan en el rucio avutardado castañas, rojas o alazanas.

Rucio azul o cárdeno tiene parte de pelos de dos colores, blanco y azul, y es lo mismo que el pio porcelana.

Claros

Bayo, es un pelo que tira a una especie de dorado bajo, como la paja. Los caballos de este pelo tienen normalmente una veta sobre el lomo, y los cabos negros.

Color de perla, Isabela, o Perlino, es un género de bayo sumamente raro. Hay caballos de esta capa tan claros de color que parecen blancos. Semejantes animales son por generalmente cortos de vista, y en consecuencia espantadizos.

Albino es el caballo que sobre una cutis roja o encendida tiene el pelo blanco.

Cenizoso o ceniciento, es el que tiene el pelo de color ceniza.

Pelicano se le llama al caballo que sobre un pelo oscuro, tiene por todo el cuerpo pelos blancos.

Rabicano: se llama el caballo que tiene canoso el nacimiento de la cola.

Todos los caballos, de cualquier pelo que  sean, son más estimados siempre que tienen los cabos negros, porque gustan más a la vista y se les tiene por más fuertes. Los que tienen los ijares y cabos deslavados son menos apreciados, generalmente.

La naturaleza varía tanto en materia de pelos, que hay muchos otros de los que no hacernos mención, porque se les da el nombre de los que ya hemos dicho, según se les van pareciendo.

Se llama zaíno al caballo castaño que no tiene ninguna mancha, ni blanco natural. Por esto no puede llamarse zaínos a los caballos blancos ni a los tordos.

Hito se dice al caballo que tiene el pelo absolutamente negro morcillo. Sin ningún blanco. Este pelo fue siempre muy estimado, como lo prueba bien el refrán antiguo, que dice: “Morcillito y sin señal, muchos te quieren y pocos te han”.

Los caballos que nacen en los países orientales y meridionales, como los turcos, persas, árabes y berberiscos, tienen el pelo siempre más corto que los demás.

Los “blancos”

Los “blancos” en los caballos son esas manchas blancas que tiene la mayoría de estos animales sobre un pelo de color distinto en los extremos de sus remos; también en la cabeza. A unos les llaman trabados y a otros trastrabados

Cuando un caballo tiene el pie y la mano (las partes inferiores de la pierna y del brazo) blancos del mismo lado, hablando generalmente, se le llama trabado; y cuando tiene blancos el pie y la mano opuestos, trastrabado.

A los caballos que tienen blancos los dos pies y una de las manos se les llama tresalbos. Y cuando tienen blancas las dos manos y blanco uno u otro pie.

Los que tienen blancas las dos manos solamente se llaman manialbos. Y los que tienen blancos únicamente los dos pies se dicen pisalbos o pies de plata.

Hay otros que tienen los cuatro pies blancos. Se llaman cuatralbos.

El caballo que tiene blanca la mano izquierda solamente, se llama calzado de la mano de la brida. Y calzado de la mano de la lanza, si tiene blanca solamente la mano derecha.

Cuando tiene calzado sólo el pie izquierdo, se dice calzado del pie de cabalgar. Si está calzado del pie izquierdo y de la mano derecha, calzado del pie de cabalgar y de la mano de la lanza.

Al caballo que tiene sólo el pie derecho blanco se le llama argel. Se tiene y se ha tenido siempre entre el vulgo por mala señal. Dice el proverbio antiguo: “De caballo argel guárdese el que fuere cuerdo de él“. Esto es debido a la suposición de que los caballos argeles son azarosos, sobre todo en los combates y batallas.

La mayoría de autores españoles que han escrito sobre los “blancos” de los caballos, llaman argel trabado al caballo que tiene el pie derecho blanco y la mano derecha blanca. Argel trastabado al que tiene el pie derecho blanco y la mano izquierda blanca; y argel tresalbo al que tiene el pie derecho blanco y las dos manos blancas. Aunque para que sean tresalbos, pretenden algunos que deba tener estrella y lunar que beba.

Por último, a todos los caballos que tienen más blanco en el pie derecho que en el izquierdo, se les llama también argeles. Siguiendo esta opinión, salen argeles casi todos los caballos. Por esto parece más razonable el dictamen de los extranjeros, que llaman únicamente argel al caballo que tiene sólo el pie derecho blanco.

Cuando los blancos de los caballos están mosqueados o pintados se dicen blancos armiñados.

La estrella es una mancha de pelo blanco que se halla en la frente de muchos caballos. Cuando ésta baja y se pierde en la misma frente se le llama cordón perdido; si desciende hasta el inferior de la cabeza, se llama careto el caballo. Y si le cubre el belfo, bebe blanco. A todo caballo que tiene blanco en el belfo superior o inferior se le llama igualmente bebe blanco.  

Al animal que es cuatralbo, rabicano, careto, y tiene lunar o blanco en el pico de uno u otro labio, se le dice entonces caballo con todos los blancos. Pero si predomina el blanco del pie derecho al del izquierdo, hay opiniones de que es argel cuatralbo.

Pelos de caballosCuando un caballo es zaíno (cuyo nombre se da, como se ha dicho, al caballo castaño que no tiene por naturaleza blanco alguno) se le solía hacer una estrella artificial. Lo mismo se le podía hacer al caballo hito; pero a éste, darle algún blanco era privarle de su perfección.

Los remolinos

Los Remolinos, que no eran menos observados por los entendidos, son ciertos pelos vueltos, o a contrapelo, que tienen los caballos en la frente, en los ijares y en otras partes de su cuerpo.

Decían muchos autores que los remolinos, para ser de buen presagio, deben estar situados en lugares donde no pudiera vérselos el animal, y que por esto eran buenos los que los tiene cerca de la frente, en la garganta, etc. Y de mal pronóstico los que puediera alcanzar a ver el caballo doblando el cuello y volviendo la cabeza.

Clases de remolinos

Espejos se llama a los remolinos naturales que tienen en los pechos todos los caballos.

Espada romana es un remolino largo parecido a una pluma, que se nota a muchos caballos cerca de las crines. Era una señal bastante rara y muy estimada de los entendidos. Cuando este remolino está sólo al lado izquierdo se llama espada romana, y cuando está en el lado derecho, daga.

Si se hallan estos remolinos en ambos lados, es decir, uno enfrente de otro, se llaman espada romana con daga, y son las mejores de todas las señales. Capaces, según creían algunos, de corregir cualquiera otro mal indicio que pudiera tener el caballo.

Lanzada, es una cavidad sin cicatriz que se nota en el cuello o en la espalda de algunos caballos turcos, berberiscos y españoles. Pasa generalmente entre los turcos por una buena señal, fundándose solamente en una fábula:

Dicen que hubo un caballo turco que recibió en cierta batalla una lanzada en uno de estos lugares, y que habiéndole echado después a padrear sacó esta misma señal toda la casta que vino de él.

Guayas o Gayas, son dos remolinos que tienen algunos caballos, uno a cada lado de la cinchera; o un solo remolino a uno u otro lado. Cuando se veía uno de estos remolinos al lado derecho, no era buena señal. Cuando se notaba en el izquierdo era absolutamente mala; y siempre que se hallaran en uno y otro lugar, eran considerados como los peores indicios que puede tener el caballo.

Los aficionados y curiosos atribuyen a los caballos que tienen estos pelos y señales distintas cualidades, pero la experiencia demuestra que la bondad de un caballo depende más de su sustancia y de su fuerza (que son cualidades interiores) que no de su pelo ni de sus señales exteriores.

Sólo hay una cosa que decir en esto, y es que hay ciertos indicios que agradan mucho más que otros a la vista, de los que se infiere el mayor o menos espíritu en el caballo y su mejor o peor carácter.

Pero al final, como dice el refrán castellano: Virtudes vencen señales”.

Guardar

Guardar

Guardar

Guardar

Guardar

Guardar

¿Sabías esto?

El record de velocidad registrado por un caballo se produjo en 2.008. Lo consiguió Winning Brew, una pura sangre de dos años de edad: 70,76 km/h. Anteriormente lo tuvieron los caballos Big Racket, que lo logró en Ciudad de México en 1.945; y antes, en 1.933 Onion Roll, en Ohio. Registraron 69,62 Km. por hora (401 metros en 20,8 segundos)